+34 915 94 42 25 info@mcplastica.es

Tumores

 

Tumores del Plexo Braquial y Nervio Periférico

Los tumores del plexo braquial o de otros nervios no son frecuentes. Sin embargo, pueden ser muy incapacitantes, e incluso pueden llegar a ser de estirpe maligna. Por ello, es de extrema importancia hacer un diagnóstico y tratamiento adecuados por un equipo médico con experiencia en nervio periférico.

VOID
Síntomas

Dependiendo de la localización y del tipo de tumor pueden producirse uno o varios de los siguientes síntomas:

  1. Pérdida de fuerza o ausencia completa de movilidad en una o varias articulaciones.
  2. Pérdida completa o parcial de la sensibilidad. Puede ser sensación de ‘adormecimiento’, ‘acorchamiento’ o incluso de no sentir las zonas afectadas.
  3. Dolor neuropático en la extremidad afecta. Este dolor suele ser de tipo “descargas eléctricas”, de diferente intensidad y duración en la extremidad afecta. Responde mal a los analgésicos habituales.
  4. Sensación de bulto o de cuerpo extraño.
  5. Fiebre o pérdida de peso/apetito: se asocia a los tumores de estirpe maligna (conocido en inglés como MPNST ‘malignant peripheral nerve sheath tumors’).

Por regla general, los tumores benignos suelen dar menos síntomas que los malignos.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza en base a:

  1. Historia clínica: conocer los hechos contados por el paciente. Por ejemplo: una pérdida de fuerza de años de evolución suele estar asociada a un tumor benigno. Una pérdida de fuerza de evolución más rápida puede estar asociada a un tumor más agresivo.
  2. Exploración física: valoración de la fuerza y sensibilidad en la extremidad afecta.
  3. Estudios electrofisiológicos: ayudan a determinar el tipo y la localización del tumor en el nervio.
  4. Pruebas de imagen: la ecografía y la resonancia magnética son dos pruebas muy útiles para localizar los tumores. Además, nos pueden dar un diagnóstico y ayudan a planificar la cirugía.

El diagnóstico definitivo del tipo de tumor se obtiene con un análisis histológico (de anatomía patológica), para lo cual es necesario extirpar una parte del tumor (biopsia) o el tumor completo.

    Tipos de tumores de nervio periférico
    1. Schwannoma: es el tumor benigno más frecuente de nervio. No suele presentar déficit motor o sensitivo. Además, la extirpación del mismo no suele dejar déficit funcional.
      2. Neurofibroma: es benigno. Pueden estar asociado a la enfermedad de neurofibromatosis tipo 1. Es el tumor más frecuente en el plexo braquial. Su extirpación puede dejar déficits funcionales.
      3. Ganglión intraneural: son menos frecuentes, también tienen un carácter benigno. Se produce por la entrada de líquido sinovial desde una articulación al interior del nervio, a través de una rama (conexión) articular.
      4. Tumores malignos (MPNSTs – ‘malignant peripheral nerve sheath tumors’, sarcomas, metástasis, etc.): estos tumores suelen crecer rápidamente, son duros, producen déficit funcional (pérdida de fuerza o sensibilidad) y dolor.
    Tratamiento

    Por regla general, las lesiones tumorales deben extirparse para conocer el diagnóstico (anatomía patológica) y realizar el tratamiento adecuado. Dicho tratamiento es diferente en tumores benignos (se deben extirpar dejando las mínimas secuelas posibles) y malignos (se debe realizar una extirpación más radical). Además, los tumores malignos suelen requerir otros tratamientos complementarios aparte de la cirugía (radioterapia / quimioterapia).

    En ocasiones es necesario realizar una biopsia antes de la cirugía de extirpación para conocer si el tumor es benigno o maligno. Aunque determinadas pruebas como la resonancia magnética pueden sugerir qué tipo de tumor es, la biopsia permite establecer el diagnóstico con más precisión. La valoración del riesgo vs. beneficio de llevar a cabo una biopsia de un tumor nervioso, debe realizarla un equipo con experiencia en nervio periférico.

     

    TUMOR  DE NERVIO EN RESONANCIA MAGNÉTICA

    Ejemplo de resonancia magnética con tumor (marcado con flechas) en el nervio mediano. El paciente presentaba dolor en el brazo y la mano que desapareció por completo tras la extirpación del mismo.

    ¿QUÉ HACER SI SOSPECHA UN TUMOR DE NERVIO?

    1. Acuda a un especialista en lesiones de plexo braquial y nervio periférico lo antes posible.
    2. La rehabilitación es esencial. Realice de forma sistemática los ejercicios que le recomiende su especialista. A pesar de que el nervio se regenere tras la extirpación del tumor, y el músculo vuelva a funcionar, no podrá realizar movimientos si la articulación está rígida y sin movilidad.
    3. Lleve a cabo una vida saludable. No fume (el tabaco ha demostrado el retraso de la recuperación nerviosa) ni tome otras sustancias tóxicas (alcohol). Lleve una dieta equilibrada.
    4. Si sufre dolor acuda a un especialista en dolor. El dolor tras la exéresis de este tipo de tumores suele mejorar con el tiempo. Sin embargo, puede ser muy incapacitante y complejo de tratar, por ello debe acudir a un médico especialista en dolor.

    CONTACTO

    Consentimiento

    1 + 1 =